Hace exactamente 81 años, el 26 de abril de 1937, la pequeña ciudad vasca de Guernica fue bombardeada por aviones alemanes e italianos. Era día de mercado y la gente andaba por las calles. Durante tres horas las bombas no pararon de caer. Se habla de unos 300 muertos, aunque algunas cifras llegan a 1600.

No entraré a discutir si Franco conocía el ataque o incluso lo apoyó. Sólo diré que ese horrible suceso de la Guerra Civil inspiró una grandísima obra de arte: el Guernica de Picasso.

Cuando se produjo el bombardeo de Guernica, hacía ya muchos años que Picasso vivía en París. Y precisamente allí, en mayo de 1937, se iba a celebrar la Exposición Universal.

El gobierno de la República (recordemos: Guerra Civil entre republicanos y franquistas) le pidió a primeros de año que pintase un cuadro para el pabellón español. Querían una imagen que defendiera la causa republicana frente al mundo. Picasso no estaba demasiado seguro de aceptar el encargo, pero finalmente lo hizo.

guernica bombardeada

Tenía que crear una obra de gran tamaño para cubrir una pared entera pero las musas no le acompañaban. Fue dando largas al gobierno hasta que la inspiración, casi por casualidad, le encontró a él.

Un día, leyendo el periódico, vio la imagen de Guernica bombardeada y eso le impactó profundamente. De hecho, que el cuadro sea en blanco y negro no es una coincidencia sino fruto de ese hecho. Las fotos que vio de la masacre eran obviamente en esos tonos y la imagen de su cabeza replicó los matices.

Algún día hablaré de la intensa vida amorosa de Picasso, pero por ahora nos interesa sólo saber que por entonces salía con una artista llamada Dora Maar. Gracias a ella y a sus fotografías, podemos conocer la evolución del cuadro. Picasso trabajó en él día y noche y, en algo más de un mes, lo había terminado. Casi ocho metros por tres y medio, se dice pronto.

el guernica proceso

Fotos del proceso de creación, Dora Maar

Lo primero que llama la atención del Guernica es este gran tamaño, pero pronto se aprecia mucho más. Todo en él transmite dolor y angustia. No cuenta una historia en sí, pero sus personajes dicen mucho. Picasso nunca explicó el simbolismo del cuadro y hay muchos estudios al respecto. Pero al margen de si el toro y el caballo representan a España o los fascistas, creo que lo que más destaca son las figuras humanas.

Cuatro mujeres, un niño y el cadáver de un soldado descuartizado.

Las tres mujeres de la derecha intentan huir; una corre semidesnuda, otra cae en llamas por la ventana. La de la izquierda sostiene el cadáver de su hijo, como una Piedad moderna. Grita al cielo mostrando su dolor. Todas tienen los ojos en forma de lágrima, que es como Picasso expresaba ese extremo sufrimiento femenino.

El cuerpo desmembrado del guerrero es la consecuencia visual de la matanza. Tan sólo vemos un pequeño signo de esperanza. En su mano, junto con una espada rota, sostiene una débil flor.

el guernica de Picasso

Es difícil explicar con palabras la sensación que produce este cuadro. A lo largo de los años se ha convertido en un símbolo del horror de la guerra y de sus dolorosas consecuencias. Por desgracia, su mensaje sigue siendo tan actual ahora como hace ochenta años. La angustia que refleja debería hacernos reflexionar mucho sobre el rumbo de este mundo.

De verdad que es una de las cuadros que más me ha impresionado ver en vivo. Si tenéis oportunidad, no os lo perdáis.

El Guernica de Picasso se expone en el Museo Reina Sofía, en Madrid. En su web podéis encontrar todos los datos para su visita.

Guernica, la tragedia de la guerra
4.8 (95%) 4 votes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin